Culturioseando

Otra manera de hablar de cultura

Lo que los Oscar esconden

La-presentadora-Ellen-DeGenere_54401943758_54028874188_960_639

La de esta noche es una de las más glamurosas del año. La fiesta del cine por antonomasia saca su alfombra roja para premiar, la mayoría de las veces, a lo mejorcito del panorama del celuloide. Los Oscar son la mejor pasarela de moda para los diseñadores, el mejor escaparate para actores, directores y todo el mundo del cine y, cómo no, un dechado de curiosidades y grandes momentos épicos.

El ‘selfie’ mundial de Ellen Degeneres, la caída de Jennifer Lawrence, el “¡Pedrooooooo!” de Penélope Cruz o la negativa de Marlon Brando a ir a recoger su premio por su trabajo en ‘El Padrino’ para lo que envió a una nativa india en su lugar para reivindicar los derechos de su pueblo y denunciar el trato que de ellos se hacía en las películas de vaqueros. Estos son solo algunos de los grandes momentos que ha dado la historia de los Oscar. Son quizá, los que la mayoría conoce. Pero seguid leyendo, seguro que os sorprende lo que se guarda debajo de la alfombra roja de los Oscar.

En sus inicios, allá por 1929, el nombre oficial de los Oscar era The Academy Award of Merit, el premio de la Academia al Mérito. Pero la leyenda más verosímil al respecto cuenta que, en 1931, Margaret Herrick, la bibliotecaria de la Academia, dijo que la estatuilla se parecía a su tío Oscar… Y desde 1939 es el  nombre oficial del premio.

Emilio 'El Indio', es el modelo en el que sestá inspirado el Oscar.

Emilio ‘El Indio’, es el modelo en el que sestá inspirado el Oscar.

Oscar representa a un caballero armado con una espada, de pie, sobre un rollo de película que tiene grabado el símbolo de la Academia, los cinco pétalos que representan las cinco profesiones originales del mundo del cine: actores, directores, guionistas, productores y técnicos.. Fue diseñado en 1928 por el director artístico de la Metro Goldwyn Meyer, Cedric Gibbons, y esculpido por George Stanley. La estatuilla está diseñada a partir de un modelo real, el actor y director mexicano Emilio Fernández.

Las primeras estatuillas estaban fabricadas en bronce macizo bañado en oro, pero con la llegada de la II Guerra Mundial, llegaron a fabricarse de yeso entre 1942 y 1944, y hoy en día es simplemente una aleación metálica dorada. Eso sí, cada Oscar es único y está numerado. Una serie de la que ya se han fabricado 3.000 unidades.

La primera ceremonia, la de 1929, duró quince minutos. Los premiados ya sabían que se iban a llevar al ‘tío

Los Oscar de 1937

Los Oscar de 1937

Oscar’ a casa porque se había anunciado con antelación, pero al año siguiente se decidió que los nombres de los afortunados se conocieran en el momento de la gala y la Academia pasaba la lista de los premiados, embargada, a la prensa, de tal manera que esta solo podía publicar los nombres de los premiados una vez que hubieran sido

nombrados en la gala. Pero en 1940 Los Angeles Times incumplió el embargo y, al año siguiente se implantó el sistema de sobres cerrados que aún hoy se utiliza.

El premio no puede ser vendido ni por su ganador ni por sus herederos. Antes deben ofrecérselo a la Academia por el precio simbólico de un dólar. Con este fin, en 1996 Steven Spielberg se hizo con el Ocar ganado por Clark Gable en 1934 para evitar que pasara a ser objeto de explotación comercial, y años después lo donó a la Academia.

Jennifer Jones.

Jennifer Jones.

Hasta 1936 las actrices no comenzaron a ser premiadas y, desde ese año y hasta 1943, tanto las mujeres como los actores de reparto no recibían un Oscar, sino una placa. La primera actriz que se llevó una estatuilla fue Jennifer Jones por ‘La canción de Bernardette’.

Hasta 1988 los presentadores de cada premio decían la frase de: “And the winner is…” (“Y el ganador es…”). Pero parece ser que a los que no se llevaban nada no les parecía una buena fórmula por eso de que ellos quedaban como ‘perdedores’ y fue entonces cuando se sustituyó por “The oscar goes to…” (“El Oscar es para…”).

Diez años más tarde, en 1998, alguien robó las estatuillas, que fueron milagrosamente descubiertas unas horas antes por un funcionario en un contenedor de basura.

Y un dato muy curioso, que a mí me llamo mucho la atención. Actualmente existe la figura de los ‘cubreasientos’, personas contratadas por la organización para que se sienten en las butacas de los invitados a la gala cuando estos vayan al baño o tengan que ausentarse para dar o recoger un premio. ¡Ver las butacas del Dolby Theatre vacías podría quedar muy mal!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pero si de algo saben los Oscar es de dejar con cara de póquer a más de uno. Muchos han sido los grandes del cine que nunca obtuvieron o han obtenido el mayor reconocimiento de sus colegas: Charles Chaplin, Peter O’Toole, Alfred Hitchcock… y muchos han sido también los momentos embarazosos que han tenido que pasar algunos nominados pese a no haber oído su nombre como el de ganador. En 1933 el humorista y actor Will Rogers anunció el  nombre del ganador como mejor actor para “mi buen amigo Frank”. Pues ahí se levantó Frank Capra, nominado a mejor director. Y, efectivamente, el ganador no era él, sino Frank Lloyd, por la película ‘Cabalgata’. ¡Si es que, con tanto amigo Frank la confusión era inevitable! Algo parecido le pasó al actor Humprey Bogart en 1943. Nominado por su interpretación en ‘Casablanca’, se levantó para recoger el premio sin darse cuenta de que no habían dicho su nombre, sino el de Paul Lukas.

Porque, hasta los Oscar, tienen momentos que olvidar y hasta que esconder…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 22 de febrero de 2015 por en Curiosidades y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: