Culturioseando

Otra manera de hablar de cultura

El secreto de los libros encuadernados con piel humana

Esta es una semana en la que los huesitos de santo, los adornos florales, la tradición propia y hasta la extranjera, nos recuerdan a cada momento a los que ya no están. Importando tradiciones extranjeras que los celtas ya celebraban por este lado del Atlántico hace muchos siglos, la de mañana es la noche más terrorífica del año. Así que haciendo honor a esta semana ‘terrorífica’ o de recuerdo a quienes ya no están con nosotros, aquí va una historia curiosa y desagradable a partes iguales (¡Estáis avisados!).

Hace unos meses la Universidad de Harvard dio a conocer que en su biblioteca se escondía un libro del siglo XIX que estaba encuadernado, nada más y nada menos, que con piel humana. Se trata de un ejemplar titulado ‘Des Destinees de l’Ame’ (‘Los destinos del alma’), del escritor Arsene Houssaye, una meditación sobre el alma y la vida después de la muerte. El autor le dio el libro a un amigo suyo, el médico Ludovic Bouland, quien decidió encuadernarlo con la piel del cadáver no reclamado de un enfermo mental porque “un libro sobre el alma humana merece una cubierta humana”, según expresó el propio Boulard en una nota dejada en el libro.

Libro 'Des destinées de l'ame, de Arsene Houssaye.

Libro ‘Des destinées de l’ame, de Arsene Houssaye.

Pero lo peor de todo es que esta práctica no es tan inusual como podamos creer, de hecho, hasta se conoce como bibliopegia antropodérmica.

Una técnica bastante común en el Reino Unido del siglo XVII, donde se utilizaba la piel de algunos presos condenados a muerte para encuadernar los libros que contaban la historia de sus propios delitos. Ejemplo de ello es el caso de John Horwood, quien fue colgado por el asesinato de Eliza Balsum. Su piel sirvió para encuadernar el libro que contiene los detalles del homicidio y en cuyo lomo puede leerse “Cutis vera Johannis Horwood”, algo así como “La verdadera piel de John Horwood”.

Libro sobre el crimen cometido por John Horwood, encuadernado con su piel.

Libro sobre el crimen cometido por John Horwood, encuadernado con su piel.

En la Revolución Francesa también era habitual que la piel de los nobles se utilizara para forrar ejemplares de la Constutución francesa y hasta obras de Rosseau. Durante la época nazi, la piel de los judíos también fue utilizada para hacer las tapas de algunos libros.

Las letras hispanas tampoco se han librado de esta terrorífica práctica. En la Bilbioteca Bailey de la Universidad Slippery Rock guardan un ejemplar de ‘El largo viaje’, de la escritora española Tere Medina, encuadernado con piel de una persona de la tribu aguadilla de la meseta de Mayagüezm que según puede leerse en la primera página del libro “preservan la capa epidérmica del torso de los miembros fallecidos de la tribu. La mayoría de la piel se reserva para uso utilitario por los aguadillas, otros encuentran su camino en los mercados, donde hay una demanda pequeña pero constante. Esta cubierta es representativa de esa demanda”.

'El Largo Viaje', de tere Medina

‘El Largo Viaje’, de tere Medina

Y, como en este mundo hay gente para todo, también se han dado casos en los que la piel para encuadernar se ha donado voluntariamente tras la muerte. Como ejemplo el caso de la obra ‘Terres du Ciel’, de Camille Flammarion, un astrónomo con una buena legión de admiradores allá por el siglo XIX. Una de sus fieles seguidoras era una joven condesa que, antes de morir de tuberculosis, dejó dicho en su testamento que le cortasen la piel de su espalda para que Flammarion forrase con ella la primera copia de su libro. ¡Y dicho y hecho! En la portada una inscripción dorada reza: “Pío cumplimiento de un deseo anónimo. Encuadernación en piel humana (mujer), 1882”.

'Les Terres du Ciel', de Camille Flammarion

‘Les Terres du Ciel’, de Camille Flammarion

Podría seguir con muchos más ejemplos, y creedme cuando digo muchos, pero creo que no hace falta ahondar en ellos. Creo que la teoría y la práctica de la bibliopegia antropodérmica os ha quedado clara.

¡Y perdonadme si os he hecho pasar un mal rato!

Anuncios

2 comentarios el “El secreto de los libros encuadernados con piel humana

  1. Isabel Ruiz
    5 de diciembre de 2014

    Muy fuerte esto y muy interesante a la vez! No lo había leído hasta ahora. Nunca me hubiese imaginado algo así. Gracias por compartir estas historias tan curiosas.

  2. monialus
    26 de febrero de 2015

    Jamás me lo imaginé: lo desconocía por completo. Gracias por ‘desasnarme’. La entrada te atrapa desde el principio. Muy buena redacción, aparte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: