Culturioseando

Otra manera de hablar de cultura

Las prohibiciones literarias más rocambolescas

Después de todo el verano sin escribir (ya lo siento), volvemos de nuevo a ‘culturiosear’. Ya estamos en septiembre, ha llegado el otoño y la vuelta al cole, y es por ello que hoy nos toca una de libros, en concreto, de libros prohibidos.

Todos sabemos que a lo largo de la historia han sido, y siguen siendo, muchos los libros que han sido censurados en todo el mundo. En su mayoría por temas religiosos, políticos y sociales se han llegado a prohibir libros que, en ocasiones, ni llegaríamos a imaginar. ¿Queréis saber cuáles son las prohibiciones literarias más curiosas? Os aseguro que algunas de ellas, y perdón por decirlo así, son irrisorias.

Alicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carroll: fue prohibido en 1931 en China porque en el libro se otorga a los animales unas cualidades que les permiten actuar al mismo nivel que a las personas.

Alicia en el País de las Maravillas

Alicia en el País de las Maravillas

Las mil y una noches: censurado en Arabia Saudí por considerar a algunos de sus pasajes “obscenos” y una amenaza a la estructura moral del país.

Harry Potter, de J.K. Rowling: algunos sectores religiosos estadounidenses lo creen contrario a la enseñanza cristiana, de hecho, es el libro más prohibido en la enseñanza de EE.UU. Además, en los Emiratos Árabes Unidos también fue censurado por “incentivar a la brujería”.

Charlie y la fábrica de chocolate, de Roald Dahl: llegó a ser censurado en el estado de Colorado por su “pobre filosofia de vida”.

¿Dónde está Wally?, de Martin Handford: se retiró de algunas bibliotecas de Michigan y Nueva York por tener la imagen de una mujer en top less en una de sus ilustraciones, o “cosas sucias”, como defendieron algunos.

¿Dónde está Wally?

¿Dónde está Wally?

Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes: llegó a ser prohibida por “aspectos morales”.

La Caperucita Roja, de Charles Perrault y Peter Stevenson: se prohibió en dos estados de California porque entre las cosas que llevaba la niña en su cesta a la abuelita había vino.

Oliver Twist, de Charles Dickens: son muchos los profesores que han incluido esta obra universal en sus clases. Pues también ha habido padres que han considerado que violaba el derecho de sus hijos a recibir una edu­cación laica.

Las aventuras de Sherlock Holmes, de Sir Arthur Conan Doyle: se prohibió en la Unión Soviética por ocultismo. En este caso la censura no se debía al tema del libro, sino a las propias creencias de su autor, que defendía que el gobierno ocultaba cosas.

Los juegos del hambre, de Suzanne Collins: intentó vetarse en algunos colegios de EE.UU. por considerarlo anti-étnico, por utilizar un lenguaje ofensivo e incitar a la violencia.

Los juegos del hambre

Los juegos del hambre

En fin, como podéis ver hay para todos los gustos. Y por muy raro que nos parezca algunos de los países menos permisivos son aquellos que consideramos occidentalizados y más abiertos de mente. Quizá algunas de estas prohibiciones literarias hagan que cambiemos un poco de idea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: