Culturioseando

Otra manera de hablar de cultura

Teatro en directo… en 140 caracteres

Que las nuevas tecnologías nos facilitan la vida y en ocasiones también nos sacan de quicio es un hecho. Pero al mismo tiempo también lo es que gracias a ellas podemos acceder a contenidos y servicios a los que no podemos acudir en persona: hacer la declaración de la renta, renovar el alta del paro, leer periódicos y revistas, coger cita para el médico y un sinfín de prestaciones del estilo.

Pero las redes sociales y demás compañeras tecnológicas también han llegado al ámbito cultural y han alcanzado límites que, hasta hace muy poco, creía insospechados. A pesar de que lleva más de un año haciéndose, yo he descubierto hace unos días lo que se denomina ‘teatro twitteado’. Y sí, es exactamente lo que os estáis imaginando: una serie de profesionales del mundo de la escena que desde diferentes teatros twittean las obras y conciertos a los que acuden para que otros twitteros que no pueden acudir in situ también puedan disfrutar de esas ofertas culturales. Lo podéis seguir en @TeatroTwitteado.

Esta iniciativa comenzó el 13 de marzo del año pasado de la mano de la web teatroteatro.com. Su primera obra twitteada fue ‘Animales’, desde el teatro Figaro y de la mano de José Luis Sixto, su propio director. Pero claro, la cosa no es llegar y ponerse a twittear, la idea lleva desarrollándose más de un año desde la total legalidad, por decirlo de alguna manera. Y para ello, desde la propia web teatroteatro.com explican el pentálogo de normas para twittear las obras, empezando porque siempre lo hacen con el permiso del propio teatro en el que se llevan a cabo las diferentes representaciones. El resto de sus normas son:

– No desvelar los secretos o momentos clave del espectáculo.
– La descripción será de manera subjetiva, aportando comentarios, sin frases textuales y sin desvelar el hilo argumental.
– Se aprovechan los aplausos para escribir los tweets.
– Se utilizan ordenadores con iluminación autorregulable para no molestar al público.
– Los twitteros se colocan en butacas en las que pasan desapercibidos para el resto del público.

Sin lugar a dudas una nueva iniciativa que deja patente que cultura y nuevas tecnologías no están reñidas y que la convivencia entre ambas puede dar más beneficios de los que nos pensamos. Porque en el medio está la virtud, encontrar un camino común hará que estas nuevas tecnologías y películas, artes escénicas, música y demás representaciones culturales sepan acomodarse las unas a las otras y llegar a una meta de la que se puedan beneficiar ambos.

Por ejemplo, puede que alguien que haya estado siguiendo a través de twitter alguna de estas obras, luego se anime a ir a verla al propio teatro y así, las redes sociales habrán contribuido en un ámbito que hoy en día, al igual que el resto de nuestra economía, no pasa por muy buenos momentos. Por eso creo que debemos pensar más en una actuación común que en echar piedras sobre los tejados de otros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 25 de julio de 2012 por en Curiosidades.
A %d blogueros les gusta esto: