Culturioseando

Otra manera de hablar de cultura

David R. Caballero, sabor español en la prestigiosa galería Marlborough de Nueva York

Nació en Palencia, creció en Pamplona, estudió Bellas Artes en Bilbao y ahora vive a caballo entre Madrid y Nueva York. David Rodríguez Caballero es el escultor más joven que ha expuesto en la galería Marlborough, una de las más prestigiosas a nivel mundial, como en su día lo hicieron Miró, Francis Bacon o Andy Warhol.

Su vida profesional empezó a cambiar un día de hace siete años. Le había hecho llegar a Pierre Levai, director de Marlborough Internacional, un catálogo de sus obras y éste, en una de sus visitas a España en busca de nuevos talentos, visitó la obra de este artista español en su taller de Malasaña y, en ese momento, Caballero empezó a convertirse en uno de los artistas españoles con más proyección internacional.

Nos atiende desde Nueva York, un día después de volver de España.

Eres el artista más joven en exponer en la galería Marlborough, ¿impone?
Sí, soy el más joven. Más que imponer lo que siento es una gran responsabilidad y orgullo. Tengo compañeros de galería muy importantes, grandes referentes en el mundo del arte que me sirven de guía y de ejemplo.

Estás considerado uno de los artistas españoles con más repercusión internacional, ¿cómo ha sido el camino hasta llegar aquí?
Ha sido un camino duro, de mucho trabajo y dedicación. Un camino de mucha concentración en el trabajo y de asumir riesgos constantemente. Nada fácil, pero no lo cambiaría por nada.

¿Alguna vez llegaste a imaginar este éxito?
El éxito no se siente cuando llega; sigo trabajando en mis estudios. Cambia la magnitud de las exposiciones y la agenda y ritmo de vida se vuelven un poco más agitados. Pero respecto a mi relación con la obra, puedo decir que todo sigue igual.

¿Estás ante tu mejor momento profesional?
Espero que no, quiero pensar que estoy comenzando y que lo mejor está por venir.

El material fetiche de Caballero es el aluminio, con el que crea volúmenes, al que mira con los ojos de un pintor y con el que juega gracias a la luz. En Nueva York ha encontrado uno de los mayores mercados artísticos a nivel mundial, con grandes oportunidades. “Es un gran escaparate y un punto de grandes coleccionistas y entendidos”.

¿Qué mensaje, idea… quieres transmitir con tus obras?
Pregunta complicada… No quiero transmitir una idea concreta. Mis obras son el fruto de un desarrollo de mi pensamiento visual que va evolucionando y con él evolucionan mis obras. Corresponden a mi universo de experiencias y de inquietudes estéticas. Son un reflejo de los campos que forman parte de mi: mente, raciocinio, experiencia, estética, expresión, etc.

¿Cuál es tu inspiración a la hora de trabajar?
No hay una inspiración en mi caso, sino múltiples estímulos y pulsiones que me llevan a hacer lo que hago y que muchas veces no están ni en el plano de la consciencia.

Cuando trabajas te gusta dejar margen a la improvisación…
La improvisación siempre está presente en forma de descubrimiento. Los errores y las condicionantes siempre me han llevado a abrir puertas nuevas.

¿Cómo ha cambiado tu vida profesional y tu percepción del arte tu estancia en Nueva York?
Mi vida profesional ha cambiado radicalmente. Mi sistema y proceso de trabajo es otro totalmente diferente. Vivo en dos puntos del mundo separados por 8000km y seis horas de diferencia horaria. Trabajo al mismo tiempo en mis dos estudios (Madrid y Nueva York) aunque no esté físicamente.
Respecto a mi percepción del arte, ha cambiado algo también. Creo que ahora es más completa.

Para un artista, ¿hay mejor proyección en España (o Europa) o en EE.UU?
Nueva York es un nicho fantástico para el arte. Aquí todo el mundo expone sus mejores obras, la mejor música y las mejores performances. Además de tener mucha calidad provocada por la gran competitividad que hay, la ciudad es un gran escaparate y un punto de encuentro de grandes coleccionistas y entendidos.
Europa está en un momento de recesión pero no hay que despreciarla. Tiene algo que EEUU no tiene: pasado.

Pero Caballero también es profeta en su tierra. Sus obras se exponen en la Fundación Oteiza, en el Museo Würth de La Rioja, en la Biblioteca Nacional, en la Marlborough de Madrid e, incluso, en Arco. Ahora trabaja en sus próximos proyectos: Basel, una exposición individual en la galería Marlborough de Madrid y está preparando un grupo de esculturas monumentales para exterior que expondrá en Latinoamérica.

Desde Culturioseando le deseamos mucha suerte y que siga cosechando éxitos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 22 de mayo de 2012 por en Entrevistas y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: